¿Piensas que no puedes vivir sin café?

Muchos se preguntan la razón de no ver progresos rápidos y permanentes en sus dietas, rutinas de ejercicios, tratamientos, y hasta en cirugías estéticas… Es que, siempre estamos enfocados en los métodos para obtener la figura perfecta y rejuvenecer la piel, pasando por alto innumerables detalles.

Dicen los expertos que, solo con una pérdida del 2% de agua, el organismo comienza a presentar síntomas como fatiga, debilidad muscular, y también afecta al funcionamiento mental, memoria, concentración, baja el rendimiento; todo esto antes de sentir sed.

En estas circunstancias, automáticamente salimos corriendo por una taza de café o bebida energizante, bien sea en casa o en la oficina; pero en realidad solo necesitamos hidratación. Resulta que, sustancias tóxicas como la cafeína, complementadas con azúcar o saborizante, leche o crema, aportan hasta 43 calorías. Así que, empecemos a practicar: “Caballero, más agua, por favor”…

Además, el café deteriora la circulación y genera retención de líquido, dificultando el grado de celulitis y flacidez. Y por si fuera poco, con la edad se va perdiendo la producción de colágeno y elastina; que como consecuencia va dejando esta capa de la dermis mucho más delgada, y así la piel se hace menos consistente y se ve más deshidratada.

¿Te sientes cansada? Prueba bebiendo agua y oxigena tu cerebro, hay muchos refrescos y líquidos que no son igual de beneficiosos, varios contienen cafeína, y sobre todo perjudican a las gestantes. Más que un consejo de belleza, son ganas de conservar los cuidados naturales, y saber lo que te complementa para realmente mantenerte saludable.